• MICHELIN PRESENTA MICHELIN TRAILXBIB, EL NEUMÁTICO AGRÍCOLA PARA REMOLQUES Y APEROS QUE COMBINA LA DURACIÓN CON LA PROTECCIÓN DEL SUELO.

    MICHELIN PRESENTA MICHELIN TRAILXBIB, EL NEUMÁTICO AGRÍCOLA PARA REMOLQUES Y APEROS QUE COMBINA LA DURACIÓN CON LA PROTECCIÓN DEL SUELO.


    Publish In: Actualidad
  • MICHELIN PRESENTA MICHELIN TRAILXBIB, EL NEUMÁTICO AGRÍCOLA PARA REMOLQUES Y APEROS QUE COMBINA LA DURACIÓN CON LA PROTECCIÓN DEL SUELO.

    MICHELIN PRESENTA MICHELIN TRAILXBIB, EL NEUMÁTICO AGRÍCOLA PARA REMOLQUES Y APEROS QUE COMBINA LA DURACIÓN CON LA PROTECCIÓN DEL SUELO.


    Publish In: Actualidad
  • Opel Corsa-e y Opel Grandland X Hybrid dos formas de entender la electrificación a precios atractivos con el Plan Moves II


    Publish In: Opel
  •  Hyundai desvela su visión sobre el 45 Concept Car a través de un nuevo video con SangYup Lee

    Hyundai desvela su visión sobre el 45 Concept Car a través de un nuevo video con SangYup Lee


    Publish In: Honda
  • 	LLEGA LA ACTUALIZACIÓN DEL TIGUAN CON UNA VERSIÓN ELECTRIFICADA

    LLEGA LA ACTUALIZACIÓN DEL TIGUAN CON UNA VERSIÓN ELECTRIFICADA


    Publish In: Volkswagen
  • VOLKSWAGEN VEHÍCULOS COMERCIALES PRESENTA SU OFENSIVA DE VEHÍCULOS 100% ELÉCTRICOS PARA EL REPARTO DE LA ÚLTIMA MILLA

    VOLKSWAGEN VEHÍCULOS COMERCIALES PRESENTA SU OFENSIVA DE VEHÍCULOS 100% ELÉCTRICOS PARA EL REPARTO DE LA ÚLTIMA MILLA


    Publish In: Volkswagen
  • INNOVADORES, DINÁMICOS Y ELÉCTRICOS: LOS NUEVOS AUDI E-TRON S Y AUDI E-TRON S SPORTBACK

    INNOVADORES, DINÁMICOS Y ELÉCTRICOS: LOS NUEVOS AUDI E-TRON S Y AUDI E-TRON S SPORTBACK


    Publish In: Audi
  • RUTAS 4X4 Y SUV CORDILLERA CANTÁBRICA.

    RUTAS 4X4 Y SUV CORDILLERA CANTÁBRICA.


    Publish In: Concentraciones
  • Hyundai Motor lanza el minibús 'County Electric'

    Hyundai Motor lanza el minibús 'County Electric'


    Publish In: Hyundai
  • El Clase B con EQ Power se une a la gama híbrida enchufable de modelos compactos de Mercedes

    El Clase B con EQ Power se une a la gama híbrida enchufable de modelos compactos de Mercedes


    Publish In: Mercedes Benz
  • EL TRIUNFO EN DOURDAN: LAURIN & KLEMENT GANÓ EL CAMPEONATO MUNDIAL DE MOTOCICLISMO HACE 115 AÑOS

    EL TRIUNFO EN DOURDAN: LAURIN & KLEMENT GANÓ EL CAMPEONATO MUNDIAL DE MOTOCICLISMO HACE 115 AÑOS


    Publish In: Skoda
  • EL NUEVO CAMBIO MANUAL INTELIGENTE DE KIA MEJORA LA CONDUCCIÓN Y LA EFICIENCIA

    EL NUEVO CAMBIO MANUAL INTELIGENTE DE KIA MEJORA LA CONDUCCIÓN Y LA EFICIENCIA


    Publish In: Kia
  • Da igual si tu Peugeot es térmico, eléctrico o híbrido: siempre hay el mismo espacio para tu equipaje

    Da igual si tu Peugeot es térmico, eléctrico o híbrido: siempre hay el mismo espacio para tu equipaje


    Publish In: Peugeot
  • NUEVO GOLF 8: LA GENERACIÓN MÁS DIGITAL Y SOSTENIBLE DEL ICÓNICO 'BESTSELLER' DE VOLKSWAGEN

    NUEVO GOLF 8: LA GENERACIÓN MÁS DIGITAL Y SOSTENIBLE DEL ICÓNICO 'BESTSELLER' DE VOLKSWAGEN


    Publish In: Volkswagen
  • RUMBO A LA LEYENDA: DS A LA CONQUISTA DE LOS RALLIES

    RUMBO A LA LEYENDA: DS A LA CONQUISTA DE LOS RALLIES


    Publish In: Citroen
  • Hyundai ya ha comenzado la producción del Nuevo i10 N Line en Europa

    Hyundai ya ha comenzado la producción del Nuevo i10 N Line en Europa


    Publish In: Hyundai
  • Nuevo Opel Mokka eléctrico y lleno de energía

    Nuevo Opel Mokka eléctrico y lleno de energía


    Publish In: Opel
  • LA CIUDAD DE LOS COCHES A VISTA DE PÁJARO

    LA CIUDAD DE LOS COCHES A VISTA DE PÁJARO


    Publish In: Seat
  • 110 AÑOS DEL RALLY DE LOS ALPES: LAURIN & KLEMENT CELEBRAN EL ÉXITO EN EL RALLY MÁS DURO DE SU HISTORIA

    110 AÑOS DEL RALLY DE LOS ALPES: LAURIN & KLEMENT CELEBRAN EL ÉXITO EN EL RALLY MÁS DURO DE SU HISTORIA


    Publish In: Competición
  •   «STORIE ALFA ROMEO», DÉCIMO EPISODIO - GIULIA Y STELVIO REPRESENTAN 110 AÑOS DE EXCELENCIA ITALIANA

    «STORIE ALFA ROMEO», DÉCIMO EPISODIO - GIULIA Y STELVIO REPRESENTAN 110 AÑOS DE EXCELENCIA ITALIANA


    Publish In: Alfa Romeo

Cursos conducción


Más leídos

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterVisitas Hoy8904
mod_vvisit_counterVisitas Ayer18245
mod_vvisit_counterVisitas esta Semana55431
mod_vvisit_counterVisitas este mes27149
mod_vvisit_counterVisitas el mes pasado449291
mod_vvisit_counterTodas las visitas40319595

Tu IP: 3.236.64.1
Lunes, 08 de Octubre de 2012 19:09

Alicia Sornosa desde Singapur

Cuando una sale de una ciudad limpia, todo le parece sucio. Cuando la cosa es al revés, una alucina…Esta sensación la he tenido otras veces, cuando he vuelto de Asia a España. E incluso hace años cuando volvía del norte de Europa a nuestro país. Esta vez he subido al avión desde un aeropuerto en el que no pude ni comer ya que era imposible pagar con Visa (“ni visa, ni viso” debió pensar el del restaurante). Se trata del aeropuerto de Chennai al este de la India.

Domingo, 04 de Marzo de 2012 21:05

MIQUEL SILVESTRE EN MALASIA

Miquel Silvestre alcanza Kuala Lumpur y es recibido por el Club de BMW Motorrad Malasia.

Informacion adicional

  • - La Ruta de los Exploradores Olvidados dirigida por el escritor y viajero Miquel Silvestre ha cruzado la frontera de Tailandia con Malasia

Alicia Sornosa y Miquel Silvestre reanudan su viaje por todo el Mundo desde Alaska y nos presentan a amigos conocidos en este viaje que también están dando la vuelta al Mundo...

Informacion adicional

  • -
Jueves, 03 de Mayo de 2012 21:37

El Golden Gate y la ciudad de la niebla.

 

La periodista y viajera, Alicia Sornosa, junto con su montura, una BMW F 650 GS, han llegado a la ciudad de San Francisco, al norte de Los Ángeles en el libertino estado de California.

Esta pequeña ciudad que crece a orillas del Océano Pacifico ha sorprendido a la viajera por el estilo europeo de sus calles y la cantidad de gente joven que hay en ellas. San Francisco es una península unida a tierra por el extremo sur y cuenta con uno de los puentes más famosos y cinematográficos del mundo. Un puente que se tapa o destapa al antojo de la niebla, típica de esta zona.

Desde aquí y tras haber vivido tres noches en la ciudad, Alicia y Descubierta se dirigen a las Vegas, no sin antes pasar por el parque natural de Yosemite, camino del Valle de la Muerte, en pleno desierto.

“San Francisco está lleno de gente joven, pero también hay mucho “home less” y personas con problemas mentales por la calle, dicen que es por el fuerte viento que azota casi de continúo la ciudad”

“La gente es amable y abierta, mucho más que en Los Angeles, se nota que vienen de todas partes del mundo a vivir aquí”

“Lo único malo es el viento y el frío que hace, aunque con un buen equipamiento, como el de BMW, en la moto ni lo noto”

 

 

Informacion adicional

  • -

 Alicia Sornosa llega a la ciudad de Valdez acompañando a el escritor Miquel Silvestre junto con otros tres viajeros, que han querido homenajear el pasado explorador español.

Viernes, 22 de Junio de 2012 08:36

De Vancouver a Stewart: sin osos a la vista.

En la ruta hacia Alaska

Primer día:

Salgo de Vancouver con buen tiempo que en 100 km se comienza a transformar en malo. Hace frío y llueve mucho. El paisaje transcurre desde grandes rocas con árboles, carreteras (la HW1, Transcanadian) de dos o cuatro carriles con buen asfalto, los ríos bajan endemoniados, paralelos a la carretera, llenos de minerales, arena y madera que flota y choca rabiosa contra las piedras y rocas que forman los rápidos.

 

Williams Lake

Entre tromba y tromba de agua llego a mi destino, Williams Lake. El primero hotel en el que pregunto me piden más de 170 dólares, se llama la cadena Super8. Pregunto por algo  más barato y acabo en un motel por 70 dólares. No puedo ni discutir el precio, estoy agotada, hay poca luz y no deja de llover, parece que me han tirado al agua, mi traje impermeáble de BMW está calado por fuera, menos mal que por dentro no tengo ni una gota. No he pasado frío, pero “se me cae la vela”.

The most beautiful road in Canada

 

La comida en un bar cercano es barata, por 11 dólares me ponen un gigantesco plato de arroz con “chorizo, gambas, pollo” y una picante salsa de tomate con pimientos y cebolla. Además dos trozos de pan tostado que intento llevarme pero que olvido cuando pago. De ahí casi a la cama (antes reviso correos y fotos del día).

 

Me llaman la atención la cantidad de carteles de animales sueltos y de “respeten la vida salvaje, vayan con cuidado” que me encuentro en el camino. Cruzo pequeños pueblos a las orillas de un gran río que baja fuerte, revuelto y muy, muy lleno como consecuencia del primaveral  deshielo.

 

 

En la carretera / On the road

Despierto temprano, son las 7,30 y me ha salido el sol, tengo que aprovechar que no llueve para hacer fotos y continuar el viaje. Mi ropa de invierno ha llegado a Madrid, pero ya no dará tiempo a recojerla y que me la manden para Alaska, aunque lo voy a intentar. De todas maneras no paso frío, con mi BMW Airflow, la ropa térmica y una chaqueta que para el viento debajo y sobre la chaqueta de moto, el traje de agua que evita que pase el viento y me protege de la pesada lluvia.

Lorie en la gas station

Segundo día:

Hoy ha habido sopresa. Estaba yo echando gasolina cuando he visto una moto de carretera pararse en el semáforo, he saludado con la cabeza y la moto se ha acercado donde estaba. Resulta que es una Hayabusa con una mujer encima. Mi sorpresa ha sido enorme y más cuando se ha quitado el casco… ¡tiene el pelo rosa!!

Se llama Lorie, es de Canadá y quiere llegar hasta Alaska con su moto japonesa. Viaja sola, como yo. ¡Ella tiene 51 años y cinco hijos!! increíble, aunque el más pequeño tiene 16 años ha sido capaz de cortar por lo sano y hacer algo que desea, viajar en moto. Esto demuestra una vez más que querer es poder, no hay más obstáculos que los que nos ponemos nosotros mismos.  La historia de esta mujer, pequeñaja como yo, es increíble. Decidimos ir juntas a por víveres. Me cuenta que está cansada, anoche llovió y ella estaba durmiendo en su tienda, en un camping.  Yo me lo imagino, pon tienda, quita tienda, duerme con la humedad…y todo mientras jarreaba de lo lindo. Aquí a veces el tiempo no acompaña.

Small Town / Pequeño pueblo

Tras la compra vamos a tomar una café, allí me cuenta la historia que os he descrito, mi inglés es malísimo y me cuesta entender todo lo que me quiere decir, aunque simplemente con mirarla, me entero de muchas de las cosas que está expresando. Hablamos del presupuesto del viaje, más o menos andamos igual, unos 60 dólares/día (incluye dormida, comida, cena y gasolina). Le pregunto si quiere dormir hoy en un motel, con una cama seca y una ducha a la mañana, podemos compartir gastos y habitación. Me dice que si. Haremos unos 250 km juntas y después buscaremos alojamiento.

Farms on the road

Pero no llegamos a Stewart, nos quedamos en un pueblito unos 60 km antes.  Hace mucho frío, está bajando el sol y es peligroso circular por los animales que salen a estas horas. Chocar contra un alce o un oso no tiene ninguna gracia. Las carreteras están en obras y nos obligan a desviarnos por caminos de tierra, yo con mi moto voy fenomenal ya que uso unos neumáticos de off road (Continental TKC80) pero no se cómo lo hace ella con su Hayabusa y neumáticos de asfalto. ¡Es una jabata!

Paramos y nos separamos para buscar el mejor precio por una habitación, que lo acabo encontrando yo. Hoy sólo nos cuesta 33 dólares dormir en un lugar seco, que bien. Dejamos el equipaje y mientras ella organiza sus maletas me bajo a cenar. Acaba bajando y comparto mi ¿Chop Suey? con ella. Cenamos y a dormir, ha sido un día muy largo, he recorrido más de 500 km y estoy molida. Lorie lleva unos 700, está más cansada que yo.

Las vistas del Glaciar

Tercer día:

Por la mañana a las seis de reloj ya es de día, salimos a desayunar, pero antes debemos recorrer 60 km. Este pueblo tiene una montaña espectacular dódne se rodó una peli hace poco (me dijeron el título en inglés pero no me acuerdo). Acabamos en una típica hamburguesería, hacen “buen café” y tienen wifi. Desayunamos mirando mapas y hablando de la carretera y los animales que podremos encontrarnos, osos sobre todo.

En uno de los mil puentes. The bridge

Lorie sale antes, nos separamos, yo me quedo escribiendo y ella se va pero seguro que cuando pase por Ontario la voy a visitar. Me ha encantado encontrar a otra viajera. Además me dice que  se dirige a otro lado y mucho más deprisa que yo, tiene una semana de vacaciones y quiere llegar a Alaska. Yo tengo que parar, hacer fotos, filmar y además, mi velocidad de crucero es de unos 90 Km/h máximo, paso de ir más rápido o me perderé todo lo que debería observar.

Y se ha encargado de decirme que cuente su historia y que si las mujeres no hacemos lo que queremos, como los hombres, es por las cortapisas que nos ponemos a nosotras mismas. ¡Se lo prometo y aquí está!

Cierro el pc, quiero llegar a ver los glaciares y un lugar donde comen lo osos en la temporada del salmón, cuando regresan a los torrentes donde nacieron, estoy lista…allá voy!

Ríos que hacen lagos, nieve que los llena

Hoy el camino es más agradable, paro a las dos horas en una zona de descanso y un grupo de americanos sesentones con sus MX5 se acercan hasta donde estoy, charlamos, nos hacemos fotos y seguimos cada uno su camino. Los puentes de madera por los que se cruzan los ríos me encantan, da gusto el tacto que transmiten la ruedas a mi manillar cuando pisan los listones de este preciado material.

To Stewart

La carretera se estrecha, comienza a retorcerse, es espectacular, sobretodo lo que empiezo a ver, una enorme montaña blanca, unos grandes picos cubiertos de nieve, es precioso, lástima que esté nublado, no puedo hacer fotos, casi no se distingue el cielo de la nieve. Curva a la derecha, a la izquierda…reduzco la velocidad ante la inmensidad del muro de piedra que tengo a los lados, los neveros de sus cumbres se deshielan y dejan escapar el agua formando torrentes que se desbordan en la verticalidad de la pared. Tres, cuatro, cinco, seis…los torrentes se convierten en finas cascadas. Esto es magnifico, precioso, espectacular. Me emociono de ver esta naturaleza fría y exuberante, me quedan pocos kilómetros para llegar a Stewart, salgo de la curva, una recta y a mi derecha lo veo, está ahí.

Alicia, Descubierta y el Glaciar

Paro en el arcén, delante de mi tengo un lago alimentado por la nieve y un glaciar, allí está blanco, negro y azul como el cielo que me gustaría ver, pero está nublado. Me fijo en cada centímetro de esa enorme mole de hielo, nunca había visto una lengua de un glaciar, es algo increíble, me emociono y se me escapan unas lagrimillas. Me quedo embobada mirando. Los mosquitos me atacan, pero ni los siento, estoy hipnotizada por el color de ese agua en estado sólido. De pronto escucho un motor, es la moto de Lorie que se cruzó con la mía hace unos minutos y ha dado la vuelta. Salimos juntas hacia el camping de esta frontera entre Estados Unidos y Canadá.

Hoguera, tiendas y amigos

Poner las tiendas y hacer una hoguera que pronto se llenaría de gente del camping fue todo uno. Ya no se hace de noche hasta las doce de la noche, es raro, me cuesta cerrar el ojo, pero mi cansancio al final gana. Mañana será otro día, espero que no llueva, quiero llegar al menos a mitad de camino con la frontera, son muchos kilómetros, cierro los ojos, sueño con los osos que no he tenido la suerte de ver.

Y si has llegado hasta aquí, un caramelo, el vídeo del post:

Informacion adicional

  • -
Miércoles, 12 de Diciembre de 2012 22:48

Alicia Sornosa: el dia que salí de Cali. (UFF!!)

En el Taller de Nando, apretamos la cadena y endurecimos la precarga de la direccción (ahora no llego casi al suelo, lo que me está dando problemillas).

En la primera gasolinera rellené el tanque y me dispuse a disfrutar de unas largas rectas entre campos de caña y maíz. Precioso, el sol lucía y en mi casco escuchaba a Radio Head. Pero antes de llegar a Popayán comenzaron a suceder cosas. Tal vez por que iba pensando en nada, tal vez por que no escuchaba un abejorro ensordecedor delante, o detrás. Tal vez … la cuestión es que de pronto la carretera estaba cortada, una larga hilera de autobuses uno detrás de otro esperaban pacientes a poder continuar por su carril, parecían elefantes atados de trompa a cola, gigantescos, impasibles, mientras las pequeñas motos como avispas zumbaban entre ellos, avanzando paralelas a la ristra de elefantes esperando su turno. Yo no iba a ser menos avispa, y aunque más bien parezco una abeja cargada de polen, subí la carretera al lado de los gigantes, varios kilómetros de atasco.


De pronto se confunden los que suben con los que bajan y la carretera se colapsa. No queda asfalto para continuar subiendo, pero miro a mi derecha y veo que el arcén de hierba está despejado. Ante la atónita mirada del vendedor de maíz asado, paso y acelero, en un momento estoy 300 metros por delante del tapón. Paro a preguntar qué es lo que está pasando:
” Los indigenas, que se quejan al gobierno han tapado la carretera atravesando unas mulas (camiones) y poniendo piedras para que no pasemos", me comenta un conductor de camión con brakets en los dientes y una divertida sonrisa; ahí nadie está enfadado. Pregunto si tienen razón, si esas tierras que reclaman los indios son de ellos…nadie me contesta con claridad, tienen miedo a decir lo que piensan.

Continúo entre los camiones, vendedores ambulantes que hacen de esta protesta su pequeño día de negocio.
"llevamos aquí desde las siete de la mañana (son las once), y no nos hemos movido aún, te vá a tocar esperar", me dice otro al paso lento de mi Descubierta.
Por fin y tras casi atropellar a unos cuantos despistados por el verde arcén, llego a primera línea donde un policía levanta la mano y me hace la señal de “pare”. Me miran con curiosidad y me preguntan que dónde voy. El enjambre de motos-avispa está deseando salir zumbando. Tras unos minutos, por fin, un policía se sube a otra de las avispas con una luz azul y dice que le sigamos. Comenzamos a subir el puerto esquivando hogueras y piedras, el poli no pasa de 60 km/h, todos estamos impacientes por adelantarle, miro por el retrovisor y los camiones-elefante se acercan poco a poco. Al rato, todos empiezan a adelantar al poli, yo: “donde fueres haz lo que vieres” y le dejo allí hasta que desaparece de mi espejo.

Cuando creo que ya ha terminado todo me encuentro de nuevo en otra “emboscada”: furgonetas blindadas del ejército, unas con una pala a modo de quita-nieves, otras llenas de soldados. Me vuelven a detener y me piden (de no muy buenos modos) que me orille. Yo refunfuño diciendo entre dientes que mi abeja cargada de polen no es tan fácil de mover como las nerviosas avispas. grrrr. Me echo a un lado y veo como trabaja la pala quita-nieves que se ha convertido en pala quita-piedras gigantes. Al rato, volvemos a salir. A los pocos metros, otro obstáculo más. Esta vez es un enorme trailer con las ruedas, las doce, pinchadas, entre un hueco y otro, consigo que con la ayuda de un policía, que mi moto pase sin atascarse. Le pregunto que si hay más barricadas, me dice que ésta era la última; al preguntar de nuevo por el tema estrella “las tierras que reclaman los indígenas” obtengo una sonrisa por respuesta.


Entre hogueras, piedras sueltas y barro seco continúo subiendo el puerto. Las casas de colores, los gallos y gallinas en el arcén, los campos de cultivo en escalera, el verde y las palemras me recuerdan a los puertos etíopes. De pronto un cartel que avisa que el firme no es muy firme, me pone en alerta, toca hacer off road, cada 300 metros el asfalto desaparece durante otros tantos metros. Otros, hay escalones invisibles que me hacen cerrar la boca de golpe, otros son agujeros profundos como pozos. Así, entretenida voy haciendo kilómetros.

Llego a Popayan y le digo a mi fiel GPS que me lleve a ver la catedral, pero está tan despistado como yo y me mete por un barrio humilde, con callejuelas con “topes” que cada vez que paso sobre ellos y oigo el “clon” del guarda-cárter me da una rabia.. Al final, una calle que según GPS tiene salida, está cortada. Tengo que dar la vuelta, aprovecho una rampa de azulejos y…plas! al suelo. Ahora con la suspensión más dura va muy bien, pero no llego al suelo y si hay una inclinación del suelo… Pido ayuda a unos muchachos que no me hacen ni caso y un señor de una casa, en calzoncillos, sale para ayudarme. Me dice que me vaya de ahí, que me pueden robar (ja! a quien se lleve mi moto sin caerse, le doy un premio, pienso descarada para mis adentros). He perdido mucho tiempo, ya no veo la catedral y me voy rumbo a Pasto.
Tras subir y bajar otros pequeños puertos llego a un peaje, Lo bueno de Colombia es que las motos no paga; lo malo, es que hay que pasar por un estrecho pasillo entre muretes. Ya lo veía yo viendo desde hace unos días y como hoy tengo el día tonto que echo de menos al abejorro veloz que me acompaña, voy escuchando a Rafio Head y estoy en fase de “tal vez”, pues me despisto y una de las maletas golpea a mi paso contra el muro , me atasco y se me cae la moto hacia la derecha. La pierna se queda atrapada, pero no mucho, gracias a mis maletas de SW-Motech que me montó 2TMoto, el hueco es suficiente para que no me aplaste. Pido ayuda a los de la garita del peaje que hacen caso omiso. Al final viene un chico hablando por el móvil, tranquilamente.
  Oye, le digo, que tengo la pierna aplastada, ayuda hombre!;   deja el móvil.
El viene tranquilo, cuelga, sonrie y me ayuda a desencajar la moto a la vez que me dice:
"despasio, que ahí se puede volver a dar usté".
Pues nada, continúo camino y veo como en una hora no queda sol. Me paran los militares tras una hora de curvas. Parece que por fin llegan las rectas, estoy en un llano, pero esto está alto (lo sé por los árboles).
-"De donde viene usté?
_De España_
_Cuánto tiempo lleva en la moto?
_Un año y dos meses_
_¿Va sola? He visto otras motos como ésta pero siempre varias juntas, nunca una mujer sola ... ¿No tiene miedo?
_Si, voy sola, no, no tengo miedo, ¿No están ustedes para protegerme en el camino? pues eso, de miedo nada.
El militar satisfecho por el cumplido me deja ir, no quiero que se me haga de noche, pero va a ser inevitable.
Y de nuevo comienzo a subir un puerto, la noche se abalanza unos minutos antes sobre el paisaje gracias a unas nubes negras que comienzan a descargar. Menos mal que llevo el traje de agua encima, que ya me lo imaginaba yo esto. Sigo escuchando a Radio Head (debo llevar mil veces escuchado este LP) sigo pensando en el abejorro que no aparece por ningún lado ya. Sigo con mis tal vez en la cabeza.
Subo, bajo, subo y bajo, curva cerrada a la derecha, a la izquierda, curva tipo rotonda, curva de tercera amplia…voy mirando el GPS que de ponto le dá por apagarse y encenderse solo. Mi media es de 40 km/h, adelanto a los camiones que durante unos segundos alumbran mi camino, está todo muy oscuro, presiento las enormes piedras que flanquean el camino. Veo unas luciérnagas ¿rojas?, no; son los ojos de un perro que pasa silbando a mi lado, ufff, no veo un pimiento y si voy más despacio, me caeré por falta de velocidad…aún me quedan 75 km de curvas, esto es inacabable.
Pero todo se puede complicar más, mucho más. Entro dentro de una nube. Lo que me faltaba, niebla.
Me pongo de pie y así veo mejor, curva, camión, curva, negrura y más curva. Algunas tienen pintada la linea amarilla en medio de la calzada, la cual sigo como un topo. Otras nada. A veces los camiones me alumbran, otras me deslumbran. La niebla me hace ser un topo (esto ya lo era antes) pero con cataratas. Así que yo, el topo con cataratas subida en una abeja con las patas llenas de polen, avanzamos lentamente hasta que por arte de magia, salimos de la nube. Una vez en tierra firme y ayudada por el reflejo en el suelo empapado de mi luz y de las reflectantes señales veo Pasto, al fondo, lleno de luces en una ladera al lado del volcán que aún está activo.
Pregunto la dirección a la que voy y el mensajero (que se saben todas las calles) se ofrece a que le siga. En unos minutos estoy delante de la casa de las personas que me acogen hoy.Ttengo que subir la moto a la rampa y ... pataplás, otra vez en el suelo, jajaja, han sido tres, hoy tres…pero creo que o me crecen las piernas, o esto es el comienzo de una nueva costumbre en mi: besar el suelo allá donde voy.

Salgo en estos momentos hacia Alaska, de esta manera he cumplido parte de un sueño, ya que técnicamente soy la primera mujer española en dar la vuelta al Mundo en su moto, con más de 30.000 km en el contador.


Además, al cruzar la frontera de este frío país del norte, lo hago abanderando a todos los viajeros españoles, como Miquel Silvestre,
Fernando Quemada o Fabián C .Barrio que este año se han puesto en marcha, ya que ninguno ha llegado aún aquí.
Tras esto me queda regresar a USA y comenzar, tras el verano, la parte de recorrido de América del Sur y África para llegar por fin a España el año que viene.

Me gustaría que me ayudaras a  divulgar esto, que se entere la gente
de  que las españolas también somos valientes, que estamos ahí y que en viajes, hombres y mujeres somos iguales. También necesito un pequeño empujón en los medios para poder pedir algo más a los patrocinadores y así continuar con el viaje.

Si estás interesado en hacerme una entrevista ponte en contacto
conmigo a través de este correo y veremos cómo y dónde la hacemos.


Además, cuando llegue a Alaska me entrevistaré con otro gran viajero y aventurero, Álvaro, el biciclown, un hombre que lleva dando la vuelta al Mundo sobre su bicicleta y regalando sonrisas.

Un saludo, salgo ya!

Alicia Sornosa

Informacion adicional

  • -
Jueves, 17 de Mayo de 2012 17:43

Alicia Sornosa camino del Valle de la Muerte

Pues Alicia sigue con su vuelta al Mundo y ahora rueda por el Valle de la Muerte en su BMW F650GS...

Este es el video que nos ha enviado, pero si quieres ver más de su viaje, entra en aliciasornosa.com

Informacion adicional

  • -
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 Próximo > Fin >>
Página 1 de 9
Me gusta esto

Pruebas en CPB