Viernes, 22 de Mayo de 2020 18:13

Nueva generación de volantes en los Clase E Coupé y Cabrio: más seguridad y comodidad gracias a la detección capacitiva

por  Jaime Sornosa
Vota este articulo
(0 votos)

Más seguridad y comodidad gracias a la detección capacitiva

Con la nueva Clase E, Mercedes-Benz presenta un volante completamente nuevo. Una de las innovaciones más importantes es la llamada detección capacitiva. El aro del volante cuenta un sensor plano dividido en dos zonas que permite detectar si las manos están agarrando el volante. Como resultado, el conductor ya no necesita hacer un movimiento de dirección activo para indicar a los sistemas de asistencia que él tiene el control del vehículo. Los botones de control táctil colocados en los radios del volante ahora también funcionan ahora con tecnología de sensor capacitivo, al igual que en un teléfono inteligente.

El sensor plano se encuentra directamente debajo del recubrimiento de cuero o madera del aro del volante y tiene dos superficies: una en la parte delantera y otra en la parte posterior del aro del volante. Tocar los sensores provoca un cambio en la capacitancia, que se convierte en una señal digital por una unidad de control. Si las manos no agarran completamente el volante, sino que solo tocan la parte delantera o lateral, se detecta un cambio menor en la capacitancia. El sistema considerará que el conductor está tocando el volante solo si el valor medido excede un umbral especificado. Si las manos no están en el volante durante un cierto período de tiempo, se inicia una secuencia de advertencia que deriva en la activación del Asistente de parada de emergencia si el conductor permanece inactivo.

También ahora los controles situados en el volante son del tipo capacitivo. Están situados en dos superficies operativas, una para el panel de instrumentos y otra la pantalla de medios, integradas a ras en los radios del volante. Estas superficies están diseñadas para soportar temperaturas de más de 100 grados centígrados. Los toques son registrados y evaluados por sensores capacitivos que permiten una operación intuitiva mediante gestos de deslizamiento y presionando los símbolos familiares. El sistema detecta automáticamente dónde se encuentra el dedo.

Esto hace más fácil y confortable la conducción semiautónoma en los nuevos Clase E y, al mismo tiempo, marca un paso más hacia la conducción autónoma.

Informacion adicional

  • -:

Ultimos articulos de Jaime Sornosa

ir arriba