• CLASSICMADRID

    CLASSICMADRID


    Publish In: Salones del Automóvil
  • La gama de Peugeot Motocycles no sólo responde a tus necesidades de movilidad, sino también a tu estilo y personalidad

    La gama de Peugeot Motocycles no sólo responde a tus necesidades de movilidad, sino también a tu estilo y personalidad


    Publish In: Peugeot
  • Hyundai inaugura ECO Store: un espacio innovador que confirma su apuesta por la movilidad sostenible

    Hyundai inaugura ECO Store: un espacio innovador que confirma su apuesta por la movilidad sostenible


    Publish In: Hyundai
  • HONDA AMPLÍA SU GAMA CIVIC TYPE R CON DOS NUEVAS VERSIONES: LIMTED EDITION Y SPORT LINE

    HONDA AMPLÍA SU GAMA CIVIC TYPE R CON DOS NUEVAS VERSIONES: LIMTED EDITION Y SPORT LINE


    Publish In: Honda
  • LOS ALUMNOS DE MSi RACE TECH INSTITUTE REALIZAN SU PRIMER TEST EN CIRCUITO DEL JARAMA

    LOS ALUMNOS DE MSi RACE TECH INSTITUTE REALIZAN SU PRIMER TEST EN CIRCUITO DEL JARAMA


    Publish In: Competición
  • El nuevo hogar de la tribu CUPRA

    El nuevo hogar de la tribu CUPRA


    Publish In: Seat
  • Las verdades sobre el hidrógeno


    Publish In: Hyundai
  •  Peugeot 208 Rally 4: el nuevo modelo que dará acceso a un fantástico Premio Final

    Peugeot 208 Rally 4: el nuevo modelo que dará acceso a un fantástico Premio Final


    Publish In: Competición
  • El nuevo Mercedes-AMG GLE 63 S 4MATIC+ Coupé conjuga elegancia, potencia y prestaciones

    El nuevo Mercedes-AMG GLE 63 S 4MATIC+ Coupé conjuga elegancia, potencia y prestaciones


    Publish In: Mercedes Benz
  • RACING WEEKEND CONFIRMA SU CALENDARIO 2020

    RACING WEEKEND CONFIRMA SU CALENDARIO 2020


    Publish In: Competición
  • TCR MALASIA, CIRCUITO DE SEPANG: GILBERT ANG SIGUE SORPRENDIENDO CON CUPRA

    TCR MALASIA, CIRCUITO DE SEPANG: GILBERT ANG SIGUE SORPRENDIENDO CON CUPRA


    Publish In: Competición
  • NUEVO LAND ROVER DEFENDER. HACE ÉL MISMO TODAS SUS ESCENAS DE ACCIÓN.

    NUEVO LAND ROVER DEFENDER. HACE ÉL MISMO TODAS SUS ESCENAS DE ACCIÓN.


    Publish In: Land Rover
  • Primera victoria para Toyota en el WRC 2020 tras dominar el Rally de Suecia de principio a fin

    Primera victoria para Toyota en el WRC 2020 tras dominar el Rally de Suecia de principio a fin


    Publish In: Competición
  • Primera victoria para Toyota en el WRC 2020 tras dominar el Rally de Suecia de principio a fin

    Primera victoria para Toyota en el WRC 2020 tras dominar el Rally de Suecia de principio a fin


    Publish In: Competición
  • Primera victoria para Toyota en el WRC 2020 tras dominar el Rally de Suecia de principio a fin

    Primera victoria para Toyota en el WRC 2020 tras dominar el Rally de Suecia de principio a fin


    Publish In: Competición
  • HYUNDAI MOTORSPORT - RALLY DE SUECIA

    HYUNDAI MOTORSPORT - RALLY DE SUECIA


    Publish In: Competición
  • RALLYE DE SUECIA:  SEGUNDA VICTORIA CONSECUTIVA EN WRC2 PARA EL C3 R5

    RALLYE DE SUECIA: SEGUNDA VICTORIA CONSECUTIVA EN WRC2 PARA EL C3 R5


    Publish In: Competición
  • SEGUNDO PODIO CONSECUTIVO PARA DS TECHEETAH Y  ANTONIO FELIX DA COSTA

    SEGUNDO PODIO CONSECUTIVO PARA DS TECHEETAH Y ANTONIO FELIX DA COSTA


    Publish In: Competición
  • Mezcla de sensaciones para Porsche tras lograr la pole position

    Mezcla de sensaciones para Porsche tras lograr la pole position


    Publish In: Competición
  • Alicia Sornosa y la MONTESA IMPALA

    Alicia Sornosa y la MONTESA IMPALA


    Publish In: Actualidad

Cursos conducción


Más leídos

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterVisitas Hoy10452
mod_vvisit_counterVisitas Ayer14352
mod_vvisit_counterVisitas esta Semana24804
mod_vvisit_counterVisitas este mes355852
mod_vvisit_counterVisitas el mes pasado396119
mod_vvisit_counterTodas las visitas38535317

Tu IP: 18.206.194.161
Lunes, 08 de Octubre de 2012 19:09

Tok (Alaska), 18 de Junio de 2012

La llegada a Alaska.

Informacion adicional

  • -
Viernes, 22 de Junio de 2012 09:20

La región donde no hay estrellas.


Los encuentros interesantes en esta región del norte del continente americano se están empezando a realizar. Hace unos días la periodista se entrevistaba con el famoso “bicilown”, Álvaro Neil, un español de Oviedo que en 2001 renunció a su trabajo en la notaria y decidió cambiar kilómetros por sonrisas. Desde entonces no se ha bajado de su bici dando su particular vuelta por el Mundo.

A esta reunión se añadieron otras dos personas, un argentino, Pablo, que lleva mas de 12 años sobre las dos ruedas con pedales y un tercero, Domingo, que compró una moto en Miami para encontrarse con sus ídolos, Alicia y Miquel Silvestre, este último se reunirá con la madrileña en unos días, también en la región de Alaska.

“Me ha encantado compartir unos días con Biciclown, la verdad es que es admirable la gesta de estos ciclistas”

Las diferencias entre la bici y la moto son notables, sobretodo cuando se habla de tiempos, kilómetros y cuestas arriba.

“Álvaro me preguntaba que si notábamos las cuestas, la verdad que comparado con un ciclista, la moto es un lujo” “La forma del ver el mundo de ellos es más agradable, pueden escuchar a su paso la naturaleza, nosotros sólo cuando paramos el motor”

Más sobre el Biciclown:

www.biciclown.comç


 

 

 

 

 

Informacion adicional

  • -
Miércoles, 12 de Diciembre de 2012 22:48

Alicia Sornosa: el dia que salí de Cali. (UFF!!)

En el Taller de Nando, apretamos la cadena y endurecimos la precarga de la direccción (ahora no llego casi al suelo, lo que me está dando problemillas).

En la primera gasolinera rellené el tanque y me dispuse a disfrutar de unas largas rectas entre campos de caña y maíz. Precioso, el sol lucía y en mi casco escuchaba a Radio Head. Pero antes de llegar a Popayán comenzaron a suceder cosas. Tal vez por que iba pensando en nada, tal vez por que no escuchaba un abejorro ensordecedor delante, o detrás. Tal vez … la cuestión es que de pronto la carretera estaba cortada, una larga hilera de autobuses uno detrás de otro esperaban pacientes a poder continuar por su carril, parecían elefantes atados de trompa a cola, gigantescos, impasibles, mientras las pequeñas motos como avispas zumbaban entre ellos, avanzando paralelas a la ristra de elefantes esperando su turno. Yo no iba a ser menos avispa, y aunque más bien parezco una abeja cargada de polen, subí la carretera al lado de los gigantes, varios kilómetros de atasco.


De pronto se confunden los que suben con los que bajan y la carretera se colapsa. No queda asfalto para continuar subiendo, pero miro a mi derecha y veo que el arcén de hierba está despejado. Ante la atónita mirada del vendedor de maíz asado, paso y acelero, en un momento estoy 300 metros por delante del tapón. Paro a preguntar qué es lo que está pasando:
” Los indigenas, que se quejan al gobierno han tapado la carretera atravesando unas mulas (camiones) y poniendo piedras para que no pasemos", me comenta un conductor de camión con brakets en los dientes y una divertida sonrisa; ahí nadie está enfadado. Pregunto si tienen razón, si esas tierras que reclaman los indios son de ellos…nadie me contesta con claridad, tienen miedo a decir lo que piensan.

Continúo entre los camiones, vendedores ambulantes que hacen de esta protesta su pequeño día de negocio.
"llevamos aquí desde las siete de la mañana (son las once), y no nos hemos movido aún, te vá a tocar esperar", me dice otro al paso lento de mi Descubierta.
Por fin y tras casi atropellar a unos cuantos despistados por el verde arcén, llego a primera línea donde un policía levanta la mano y me hace la señal de “pare”. Me miran con curiosidad y me preguntan que dónde voy. El enjambre de motos-avispa está deseando salir zumbando. Tras unos minutos, por fin, un policía se sube a otra de las avispas con una luz azul y dice que le sigamos. Comenzamos a subir el puerto esquivando hogueras y piedras, el poli no pasa de 60 km/h, todos estamos impacientes por adelantarle, miro por el retrovisor y los camiones-elefante se acercan poco a poco. Al rato, todos empiezan a adelantar al poli, yo: “donde fueres haz lo que vieres” y le dejo allí hasta que desaparece de mi espejo.

Cuando creo que ya ha terminado todo me encuentro de nuevo en otra “emboscada”: furgonetas blindadas del ejército, unas con una pala a modo de quita-nieves, otras llenas de soldados. Me vuelven a detener y me piden (de no muy buenos modos) que me orille. Yo refunfuño diciendo entre dientes que mi abeja cargada de polen no es tan fácil de mover como las nerviosas avispas. grrrr. Me echo a un lado y veo como trabaja la pala quita-nieves que se ha convertido en pala quita-piedras gigantes. Al rato, volvemos a salir. A los pocos metros, otro obstáculo más. Esta vez es un enorme trailer con las ruedas, las doce, pinchadas, entre un hueco y otro, consigo que con la ayuda de un policía, que mi moto pase sin atascarse. Le pregunto que si hay más barricadas, me dice que ésta era la última; al preguntar de nuevo por el tema estrella “las tierras que reclaman los indígenas” obtengo una sonrisa por respuesta.


Entre hogueras, piedras sueltas y barro seco continúo subiendo el puerto. Las casas de colores, los gallos y gallinas en el arcén, los campos de cultivo en escalera, el verde y las palemras me recuerdan a los puertos etíopes. De pronto un cartel que avisa que el firme no es muy firme, me pone en alerta, toca hacer off road, cada 300 metros el asfalto desaparece durante otros tantos metros. Otros, hay escalones invisibles que me hacen cerrar la boca de golpe, otros son agujeros profundos como pozos. Así, entretenida voy haciendo kilómetros.

Llego a Popayan y le digo a mi fiel GPS que me lleve a ver la catedral, pero está tan despistado como yo y me mete por un barrio humilde, con callejuelas con “topes” que cada vez que paso sobre ellos y oigo el “clon” del guarda-cárter me da una rabia.. Al final, una calle que según GPS tiene salida, está cortada. Tengo que dar la vuelta, aprovecho una rampa de azulejos y…plas! al suelo. Ahora con la suspensión más dura va muy bien, pero no llego al suelo y si hay una inclinación del suelo… Pido ayuda a unos muchachos que no me hacen ni caso y un señor de una casa, en calzoncillos, sale para ayudarme. Me dice que me vaya de ahí, que me pueden robar (ja! a quien se lleve mi moto sin caerse, le doy un premio, pienso descarada para mis adentros). He perdido mucho tiempo, ya no veo la catedral y me voy rumbo a Pasto.
Tras subir y bajar otros pequeños puertos llego a un peaje, Lo bueno de Colombia es que las motos no paga; lo malo, es que hay que pasar por un estrecho pasillo entre muretes. Ya lo veía yo viendo desde hace unos días y como hoy tengo el día tonto que echo de menos al abejorro veloz que me acompaña, voy escuchando a Rafio Head y estoy en fase de “tal vez”, pues me despisto y una de las maletas golpea a mi paso contra el muro , me atasco y se me cae la moto hacia la derecha. La pierna se queda atrapada, pero no mucho, gracias a mis maletas de SW-Motech que me montó 2TMoto, el hueco es suficiente para que no me aplaste. Pido ayuda a los de la garita del peaje que hacen caso omiso. Al final viene un chico hablando por el móvil, tranquilamente.
  Oye, le digo, que tengo la pierna aplastada, ayuda hombre!;   deja el móvil.
El viene tranquilo, cuelga, sonrie y me ayuda a desencajar la moto a la vez que me dice:
"despasio, que ahí se puede volver a dar usté".
Pues nada, continúo camino y veo como en una hora no queda sol. Me paran los militares tras una hora de curvas. Parece que por fin llegan las rectas, estoy en un llano, pero esto está alto (lo sé por los árboles).
-"De donde viene usté?
_De España_
_Cuánto tiempo lleva en la moto?
_Un año y dos meses_
_¿Va sola? He visto otras motos como ésta pero siempre varias juntas, nunca una mujer sola ... ¿No tiene miedo?
_Si, voy sola, no, no tengo miedo, ¿No están ustedes para protegerme en el camino? pues eso, de miedo nada.
El militar satisfecho por el cumplido me deja ir, no quiero que se me haga de noche, pero va a ser inevitable.
Y de nuevo comienzo a subir un puerto, la noche se abalanza unos minutos antes sobre el paisaje gracias a unas nubes negras que comienzan a descargar. Menos mal que llevo el traje de agua encima, que ya me lo imaginaba yo esto. Sigo escuchando a Radio Head (debo llevar mil veces escuchado este LP) sigo pensando en el abejorro que no aparece por ningún lado ya. Sigo con mis tal vez en la cabeza.
Subo, bajo, subo y bajo, curva cerrada a la derecha, a la izquierda, curva tipo rotonda, curva de tercera amplia…voy mirando el GPS que de ponto le dá por apagarse y encenderse solo. Mi media es de 40 km/h, adelanto a los camiones que durante unos segundos alumbran mi camino, está todo muy oscuro, presiento las enormes piedras que flanquean el camino. Veo unas luciérnagas ¿rojas?, no; son los ojos de un perro que pasa silbando a mi lado, ufff, no veo un pimiento y si voy más despacio, me caeré por falta de velocidad…aún me quedan 75 km de curvas, esto es inacabable.
Pero todo se puede complicar más, mucho más. Entro dentro de una nube. Lo que me faltaba, niebla.
Me pongo de pie y así veo mejor, curva, camión, curva, negrura y más curva. Algunas tienen pintada la linea amarilla en medio de la calzada, la cual sigo como un topo. Otras nada. A veces los camiones me alumbran, otras me deslumbran. La niebla me hace ser un topo (esto ya lo era antes) pero con cataratas. Así que yo, el topo con cataratas subida en una abeja con las patas llenas de polen, avanzamos lentamente hasta que por arte de magia, salimos de la nube. Una vez en tierra firme y ayudada por el reflejo en el suelo empapado de mi luz y de las reflectantes señales veo Pasto, al fondo, lleno de luces en una ladera al lado del volcán que aún está activo.
Pregunto la dirección a la que voy y el mensajero (que se saben todas las calles) se ofrece a que le siga. En unos minutos estoy delante de la casa de las personas que me acogen hoy.Ttengo que subir la moto a la rampa y ... pataplás, otra vez en el suelo, jajaja, han sido tres, hoy tres…pero creo que o me crecen las piernas, o esto es el comienzo de una nueva costumbre en mi: besar el suelo allá donde voy.

Lunes, 08 de Octubre de 2012 19:09

Traspasando estados

Tras la llegada de la periodista Alicia Sornosa al estado de California, hace ya dos semanas y viajar con su BMW F650 GS de Los Ángeles a San Francisco (California), la madrileña ha continuado su camino para visitar los espectaculares Parques Nacionales de esta región, como el de Yosemite y Sequoya. De California pasó a Nevada para visitar la increíble ciudad del juego de Las Vegas, la tremenda obra arquitectónica de la Hoover Dam y continuar su camino hacia  otro Parque Nacional, el del Grand Canyon.

Lunes, 08 de Octubre de 2012 19:09

De Vancouver a Stewart: sin osos a la vista.

En la ruta hacia Alaska
Martes, 20 de Noviembre de 2012 21:57

Alicia Sornosa pasó por Puerto Rico

Alicia Sornosa continúa su vuelta al Mundo y en esta ocasión nos habla desde Puerto Rico donde los de BMW le ofrecieron la posibilidad de exponer su viaje y le brindaron todo tipo de ayuda.

Este es el video que nos envia desde allí...

 La vuelta al Mundo en BMW continua

La triunfal llegada de Descubierta a EEUU

Ya llevo una semanita en Los Angeles y hoy que he tenido un poco de relax, me he puesto a pensar en todo lo que ha sucedido en este tiempo, esta semana que llevo aquí.  Lo primero fue mandar la moto en avión desde Melbourne, cosa que al principio me parecía complicadísima (mi nivel de ingles es pésimo aunque mejora) ya que tenía que negociar la tarifa de carga con un agente que por supuesto no hablaba en español. Desde España me ofrecieron ayuda y la acepté, aunque al final no llegó a cuajar si me abrió las puertas para conocer al que llamaré mi super-agente: Nick, de Melbourne.

A base de traductor on-line y advirtiendole desde el principio que negociaríamos por mail para mejor entendimiento (por teléfono no me entero y con el acento australiano menos), conseguí reducir la tarifa desde los 9 dólares/kilo hasta los 5,2, cosa que no está nada mal para ser la primera vez que negocio este tipo de cosas, sin nadie al lado que me eche una mano. Tras cerrar el trato con una compañía aérea australiana, volví a pedir ayuda. Necesitaba una caja y la manera de llevarla hasta la zona de carga de la compañía. Fue fácil, en el concesionario de BMW de Melbourne, me informaron unos buenos amigos de allí, las cajas las tiran o regalan. Ni corta ni perezosa (esta vez con un poco de ayuda de Phil, que ha sido como mi hermano en Melbourne) me planté en BMW para hablar con el jefe de servicio y pedirle el favor. Me lo concedió ipso-facto, la verdad que son encantadores en este país de las Antípodas.

Al día siguiente John (otro amigo de Phill y ya mío) me acompañó con su Ford pick-up a recoger la liviana caja desmontable de madera (base) y contrachapado (las paredes) de tan solo 68 kg, algo que después de utlizar las pesadas cajas de madera en Kenia e India, me parecía alucinante. Le seguí con mi moto hasta la nave donde me ayudó a desmontar el manillar y retrovisores y atarla a la base de madera. Peso total: 315 kg, con sus cajas llenas y todo, ¡genial!. Ahí se quedó mi Descubierta, en una caja de cartón, esperando a ser metida en la bodega de un avión. Hecha la transferencia saqué un billete en el mismo vuelo y tras 14 horas de viaje y un mail impreso con las instrucciones, puse los pies en USA.

La cosa la pintaban muy complicada, en casa de Daniel y Nicole (otros buenos amigos que dejo allí) habíamos investigado los papeles necesarios para hacer la importación temporal ya que el carnet de passage en EEUU no sirve de nada. Tenía que haber mandado una carta a la EPA con la noticia y datos de la temporal importación de mi moto con una semana de antelación y haber obtenido respuesta pero lo hacía con tres días de margen, nada más. Iba sin ese papel, que seguro me pedirían en aduanas y sin el cual, la moto la volverían a enviar a Australia o Canadá, pero en USA no iba a tocar el suelo.

Tras el largo viaje de 14 horas en el que me adelantaba en el tiempo al volar al revés que el movimiento de la tierra, el avión puso sus ruedas en suelo yanki. De llegadas internacional me dirigí a “customs” en un taxi. Cuando entré en el enorme edificio de una planta que estaba casi vacío, una máquina de tikets de “su turno” y cuatro ventanillas vacías me daban la bienvenida. Tragué saliva y recé por que me atendiera un hombre…

Nada más lejos de mis deseos, se acercaba una mujer, negra, grande y con pinta de mala leche hacía mi ventanilla. Volví a tragar saliva. Me temblaban las manos de los nervios y el gigantesco jet-lag que tenía encima en esos momentos. El corazón me latía deprisa, la mujer se dirigió a mi y no entendí un pimiento. Encima el idioma, me puse muy seria, casi no podía ni sonreír.  Como buenamente pude le expliqué que necesitaba un sello para sacar mi moto de la zona de carga del aereopuerto. Ella miraba una tabla de importaciones una y otra vez y yo me atreví a volver a explicar que estaba de paso, a enseñarle todos los papeles que tenía y a sacar el carnet de passage. Ella os miraba mientras descartaba la amarilla carpeta diciendo, “este documento no lo reconozco”.

Por enésima vez fui consciente de que tragaba saliva. Me miró y me dijo que la dejara trabajar en paz, que me sentara en una de las sillas-clones del fondo de a vacía sala y que eso de no saber qué hacer con mis papeles, era su problema y ella lo tenía que solucionar. ¿Su problema?, pensé, problema el mío como no le de la gana de sellarme el dichoso papel de salida. A los 5 minutos la impaciencia me comía y me acerqué de nuevo con todos los papeles a la ventanilla. La mujer me volvió a mandar a mi sitio. La he cagado, pensé de nuevo, ahora por idiota e impaciente me lo va a devolver todo. Me llamó, me soltó una charla que acababa en alguna pregunta. Mi cara de interrogación hacía que se desesperara por lo que llamó a una hispana con la que me entendí de maravilla. También se unió a la charla otro policía, este de origen asiático, que se interesó por mi viaje le di la dirección de mi web y se fue a mirarlo en el ordenador. Eso me daba ventaja, un hombre, una hispana y un ordenador. Bien!. La mujer americana seguía dale que te pego a los papeles, el ordenador y el teléfono.

Tras mandarme venir de nuevo a la ventanilla con un gesto de la mano y hacerme rellenar los mismos papeles que ya llevaba yo rellenos e impresos y por duplicado, me pregunta por una dirección postal, casi me pongo a llorar. pero respiré hondo de nuevo y en tres milésimas de segundo recordé los anteriores pasos fronterizos, lo de la dirección no sirve para nada, es un mero trámite, venga, échale morro. y casi sin pestañear le doy la dirección escrita en el mail del amigo del agente de Melbourne que me escribío las instrucciones con las posibles catástrofes de re-envío de mi moto a otro país si el papel de la EPA no llegaba a tiempo y se les cruzaba el cable en aduanas. Por fin veo que saca un sello, el asiático vuelve encantado con lo que ha visto en internet, la hispana me repite todo lo que la negra dice. Yo no oigo nada, solo veo los papeles en mis manos y el sello de la libertad. Cuando tengo todo en mi poder me permito el lujo de pedir que llamen un taxi para mi. Estoy salvada. Y me vuelvo hacia la poli, ¿Cuanto tengo que pagar?, Nada, me responde. Jum! me empieza a gustar este país.

Informacion adicional

  • -
Lunes, 08 de Octubre de 2012 19:09

Continental vuelve a calzar a Descubierta

La vuelta al Mundo en BMW

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 Próximo > Fin >>
Página 1 de 9
Me gusta esto

Pruebas en CPB