Sábado, 22 de Diciembre de 2012 22:48

La escultura del centenario de Chevrolet toma forma

por  Jaime Sornosa
Vota este articulo
(1 Voto)

Con 5 metros de altura y 10 toneladas de peso, será el mayor busto de acero de toda Suiza

El Chevrolet Centennial Artwork culminará una serie de iniciativas que han marcado el centenario de la cuarta marca mundial de automóviles, celebrado en 2011. La gigantesca cabeza de metal ha sido diseñada por el artista suizo Christian Gonzenbach, cuya propuesta fue elegida por un jurado internacional como la mejor de las cuatro presentadas, todas ellas de alto nivel creativo, en el certamen celebrado a principios de año. Con una altura prevista de cinco metros, la espectacular escultura va camino de convertirse en el mayor busto de acero de toda Suiza.

La escultura conmemorativa muestra una brillante superficie metálica, lisa como el vidrio, y una silueta extrañamente retorcida, que la hacen parecer un objeto salido de una película de ciencia ficción. Sin embargo, la creación de este monumental busto invertido requiere aplicar métodos y técnicas básicas en la construcción de cascos de buques, aislamientos de fachadas de edificios modernos o carrocerías de coches.

El exterior de esta escultura de 10 toneladas de peso se compone de 71 planchas de acero inoxidable. En el interior, un armazón a base de barras y vigas metálicas dota de estabilidad a la estructura. La sección inferior de las barras sirve además como punto de sujeción, quedando anclada a la base de la escultura.

Cada una de las 71 planchas metálicas se ha fundido en moldes de arena divididos en dos partes, utilizándose el poliestireno como material de moldeo en la cavidad arenosa. La fundición propiamente dicha dura apenas unos segundos, pero hay que esperar varios días hasta que el metal se enfríe totalmente y se puedan romper los moldes.

La escultura se instalará en La Chaux-de-Fonds, ciudad suiza conocida por ser un centro de fabricación de relojes y el lugar de nacimiento de Louis Chevrolet, donde tendrá que resistir las inclemencias del tiempo, entre ellas 1.406 mm anuales de lluvia, además de heladas y nieve. El acero fino utilizado en su construcción contiene aproximadamente un 17% de cromo en masa y se funde a más de 1.600°C. Este tipo de acero se conoce como inoxidable precisamente por su capa protectora de óxido de cromo. Una vez moldeada, cada una de las planchas de metal, de 20 mm de grosor y un peso de entre 80 y 133 kg, se coloca en su respectiva posición con la ayuda de una grúa y se une a la siguiente plancha adyacente. La soldadura se hace a mano y solo en algunas partes, ya que en esta fase del proceso el ensamblaje es meramente provisional.

Esta fase permite al artista y a los operarios comprobar que las distintas piezas y sus bordes encajen entre sí. A fin de cuentas, el diseño de la escultura busca impresionar al observador por la fluidez de sus líneas y por la apariencia de estar hecha de una sola pieza, por lo que las planchas metálicas se pulen y doblan hasta alcanzar el resultado que se desea.

Una vez las planchas metálicas tienen la forma adecuada, la escultura se desarma parcialmente y cada pieza se pule a espejo por separado. Este proceso dura varias semanas y requiere el trabajo conjunto de 20 trabajadores. Las complejas formas de las planchas hacen que el proceso de pulido sea mucho más complicado que si se tratara de superficies lisas.

El busto invertido de Louis Chevrolet se asentará sobre una base de 20 cm de asfalto negro situada en los cimientos bajo el suelo. Los puntos de sujeción de la escultura van desde la base a los cimientos, anclándola firmemente al suelo.


 

Informacion adicional

  • -:

Ultimos articulos de Jaime Sornosa

Temas relacionados (por etiqueta)

ir arriba